¿Cómo distinguir y evitar el Greenwashing?

Estamos asistiendo a un cambio extraordinario hacia el consumo ecológico, por parte de la población. La creciente demanda de productos ecológicos y prácticas comerciales seguras para el medio ambiente así lo indican. Pero no es oro todo lo que reluce, ni ecológico todo lo que se autodenomina ecológico y sostenible, tanto productos, como empresas.


El greenwashing (lavado verde) es un término que se acuñó en los años 60, impulsado por la necesidad de la industria de la energía nuclear de mantenerse competitiva durante el movimiento antinuclear. En esencia, se refiere a prácticas de marketing engañosas sobre el impacto ambiental de una empresa o producto.



Según una encuesta de Nielson de 2015, el 66% de las personas están dispuestas a pagar más por productos ecológicos, y el 50% de las decisiones de compra están influenciadas por características de sostenibilidad, lo cual es una buena razón para fingir sostenibilidad, ecologismo o conciencia con el medio ambiente.

Al hacer que la gente piense que las prácticas son sostenibles, apelando a las demandas ecológicas, las empresas retienen a la mayoría de los consumidores conscientes del medio ambiente sin cambiar realmente las prácticas comerciales, es decir, mintiendo.

¿Pero cómo distinguimos un producto ecológico real? Esta es la esencia del greenwashing: tomar declaraciones ambientales más o menos verdaderas y embellecerlas para que el producto o la empresa parezcan sostenibles.

Algunas estrategias/artimañas pueden ser:

  • Definir algo como verde o ecológico mediante una definición limitada que ignora otros impactos ambientales.

  • Afirmaciones amplias, insustanciales o retorcidas. Estos incluyen declaraciones como hechas con materiales reciclados , aplicaciones ecológicas, no tóxicas y más indefinibles para pretender ser ecológicas, sin más detalles sobre por qué un producto es ecológico.

  • Promocionar un buen aspecto de la sostenibilidad y descartar un mayor daño ambiental.

  • Palabras e imágenes engañosas que implican soporte falso de terceros. Por ejemplo: etiquetado como "Vegano aprobado" en lugar de una certificación oficial bien visible y demostrable.

Hoy en día, muchas personas hacen al menos algún esfuerzo para minimizar su impacto en los ecosistemas del planeta. El reciclaje y el ahorro de energía son prácticas habituales en la actualidad y la mayoría de nosotros intenta comprar productos más sostenibles. Es importante identificar el greenwashing, ya que aprovecha el tiempo limitado que tienen los consumidores para hacer que se sientan mejor con sus productos en lugar de hacer que sus productos sean verdaderamente más sostenibles.

Algunos de los mayores contaminadores del mundo han utilizado esta técnica para disimular el daño ambiental causado por su empresa y sus productos. Luego, la compañía acepta el "castigo" impuesto, multas, tasas, compra de CO2, etc, mientras continúan contaminando sin más consecuencias.

Mientras el greenwashing funcione y puedan salirse con la suya, las empresas tienen pocos incentivos para mejorar sus productos. Y los consumidores, creyendo que están tomando decisiones ecológicas , continúan comprando productos ecológicos falsos en lugar de hacer los cambios que reducirían su huella de consumidor.

Si bien los ejemplos de greenwashing son fáciles de encontrar, los productos verdaderamente ecológicos no lo son. Cuando compras productos sostenibles , solo estás buscando el producto más sostenible disponible, que puede no ser muy sostenible en absoluto.

Aprender a identificar el greenwashing hará que sea más fácil desconectarse del ruido de las tácticas de marketing engañosas y detectar las empresas cuyas afirmaciones medioambientales reflejan genuinamente un producto más ecológico.


Desde El Rural Network te ayudamos a compensar la huella de carbono digital de tu actividad, por supuesto sin greenwashing.

Hay que tener cuidado Hoy en día, esta técnica va en aumento porque muchos de nosotros hemos comenzado a exigir que los productos y servicios que utilizamos sean auténticamente sostenibles. Busca los signos evidentes que se enumeran anteriormente. Compra de manera reflexiva, consciente, haz preguntas y, si te preocupa la autenticidad de una empresa, investiga. Puedes buscar en Google cualquier empresa y buscar sus comentarios, materiales de productos, abastecimiento, cómo funciona el negocio interno y prestar atención. No lo compres si lo dudas.



¡Sigue verde! Es obligatorio para el presente y futuro de un planeta sostenible para todos.