¿Es el crecimiento demográfico el centro de los problemas de la sostenibilidad?

El crecimiento de la población es una fuente importante de estrés en los límites de la tierra. Aunque está en el centro de los problemas de sostenibilidad, no es el marco más útil para diseñar soluciones para la misma. El crecimiento de la población contribuye a una amplia gama de problemas y complica los desafíos de sostenibilidad. Este crecimiento es parte de una red interconectada de impactos adversos que han creado una crisis ecológica que amenaza tanto a la biodiversidad como a la supervivencia humana. Las complejas interrelaciones entre los temas clave de sostenibilidad se ilustran en las formas en que el crecimiento de la población se correlaciona con el aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI). Estas emisiones exacerban el cambio climático, lo que a su vez agrava las tensiones relacionadas con la población. Las presiones demográficas gravan los recursos limitados del mundo, aceleran el agotamiento de los recursos e impulsan la escasez. Contribuyen a la deforestación y la desertificación, destruyen hábitats valiosos y aceleran la devastación de servicios ecosistémicos invaluables. También se suman a la carga de la generación actual, que como se explica en el Informe Brundtland, debe proporcionar recursos para sí mismos y para las generaciones futuras (Nuestro Futuro Común, 1987). Estos problemas hacen que el desarrollo sostenible sea más urgente y más difícil.


Hace más de un siglo, Thomas Malthus predijo que el crecimiento de la población superaría el suministro de alimentos. El crecimiento de la población se suma a los problemas y presiones asociados con la producción de alimentos. Esto incluye la inseguridad alimentaria que puede resultar en una cascada de impactos adversos que van desde la enfermedad hasta la migración. El suministro insuficiente de alimentos aumenta los precios y hace que su asignación sea menos equitativa. También impulsa al sector agrícola a tratar de exprimir la mayor cantidad posible de productos de la limitada tierra cultivable. La presión sobre la tecnología agrícola para alimentar a una población en crecimiento ha empujado a los agricultores a adoptar prácticas insostenibles. Por ejemplo, la dependencia de la agricultura con fertilizantes nitrogenados ha demostrado ser destructiva para los ecosistemas circundantes. Además, el óxido nitroso creado por los fertilizantes es un potente GEI que contribuye al cambio climático.

La superpoblación puede conducir a otros problemas como excedentes de mano de obra. También puede contribuir a la desigualdad y la injusticia (tanto sociales como ambientales). Algunos han sugerido que la mejor manera de limitar el daño ambiental es limitar la expansión de la población. Sin embargo, existen pocos instrumentos de política efectivos que sean capaces de controlar el crecimiento de la misma. Los programas de planificación familiar pueden funcionar, pero ofrecen beneficios limitados. Las medidas directas de control de la población no son una opción viable porque son restrictivas y representan un nivel de restricción que amenaza la autodeterminación de las mujeres y los pobres.

Es importante tener en cuenta que no son las poblaciones en aumento las que están agotando los recursos limitados de la tierra, sino el consumo que lo acompaña. Por lo tanto, es posible que deseemos considerar reformular el problema en términos de limitar el consumo en lugar de limitar el crecimiento de la población. También podemos querer abordar las fuerzas estructurales más allá del control de los individuos y garantizar el acceso equitativo a opciones sostenibles. Si bien existen instrumentos de política y arreglos de gobernanza que pueden enmendar las fuerzas estructurales, modificar los comportamientos y dar forma a la elección del consumidor, tales esfuerzos solo ofrecerán beneficios menores y no abordarán la falla del mercado del consumo excesivo.


Al abordar el problema del consumo excesivo, debemos darnos cuenta de que esto es endémico en los países ricos. El consumo excesivo en los países ricos representa un problema mucho mayor que el crecimiento demográfico en el mundo en desarrollo. Por lo tanto, podemos beneficiarnos de los enfoques que se centran en las naciones ricas donde el consumo excesivo es rampante. Esto podría incluir medidas como frenar la inmigración a dichos países.

Claramente, la presión de la población es más problemática en algunos lugares que en otros, por lo que podemos beneficiarnos de enfoques específicos que se centren en áreas problemáticas y presten especial atención a las personas, los lugares y los contextos donde la superpoblación es un problema. Por lo tanto, debemos centrarnos en los entornos urbanos y las naciones del sur global, especialmente aquellos situados en los trópicos donde los ecosistemas son frágiles y las personas sufren de manera desproporcionada los impactos del cambio climático.

Quizás la mejor manera de limitar el crecimiento de la población es abordar la inequidad y sacar a las personas de la pobreza. Cuando las personas pueden satisfacer sus necesidades básicas, tienden a tener menos hijos. Esto podría incluso conducir a una disminución de la población, como vemos en Japón y gran parte del mundo occidental. Tal tendencia haría más deseable la inmigración. Entonces, en lugar de centrarnos directamente en el control de la población, debemos mejorar el nivel de vida de las personas en los países en desarrollo.

Esto de ninguna manera sugiere que debamos ignorar el crecimiento de la población. Como es evidente en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU, el crecimiento de la población es un problema clave de sostenibilidad. Factorizar el crecimiento de la población es esencial, ya que está vinculado a toda la gama de desafíos de sostenibilidad y contribuye a una amplia gama de impactos ambientales adversos. En este sentido, los datos de población son una métrica de sostenibilidad esencial que puede ayudarnos a dar forma a soluciones; sin embargo, no debe ser el marco principal que utilicemos para diseñar soluciones.


La economía circular proporciona un buen ejemplo de un paradigma económico alternativo que utiliza las estadísticas de población de manera adecuada. En lugar de centrarnos en limitar el crecimiento de la población, puede que nos sirva mejor el enfoque de la economía circular, que saca a las personas de la pobreza y respeta los límites del crecimiento.

Nuestra incapacidad para controlar directamente el crecimiento de la población significa que necesitamos arreglos alternativos como el alivio de la pobreza. Necesitamos enfocar y ampliar nuestra visión del crecimiento de la población. Necesitamos concentrarnos centrándonos en las zonas geográficas que nos permitirán ayudar a los más vulnerables. y necesitamos ampliar nuestra visión mirando la pobreza en un contexto global.

Si queremos rastrear los problemas de sostenibilidad hasta su origen, debemos observar el enfoque miope en el crecimiento económico y las métricas tradicionales basadas en el estado, como el PIB. Muchos de los problemas asociados con el crecimiento de la población pueden abordarse frenando el crecimiento económico y aliviando la pobreza. Entonces, en lugar de ver los problemas de sostenibilidad a través de la lente del crecimiento de la población, podemos estar mejor capacitados para diseñar soluciones enmarcando el problema como un problema arraigado en la desigualdad.