Los smartphones: otra gran amenaza para el planeta

Tener un teléfono inteligente en el siglo XXI es una necesidad y nos mantiene conectados con amigos, familia y trabajo. Los teléfonos inteligentes no son inherentemente malos, pero nuestra actitud culturalmente arraigada hacia el cambio de teléfonos es problemática. Probablemente todos hemos experimentado la alegría de desembalar un teléfono nuevo. Ese momento satisfactorio de despegar la cubierta protectora de la pantalla y presentar nuestro nuevo dispositivo es bastante gratificante. Pero una vez que echamos un vistazo al viaje que realiza nuestro smartphone, antes de que esté en nuestras manos y dónde termina una vez que lo terminamos, debemos preguntarnos si esa actualización prematura realmente vale la pena el costo que conlleva para el planeta.



Vemos los teléfonos inteligentes como un artículo desechable

Actualmente, parece que tenemos una actitud poco saludable hacia la actualización de nuestros teléfonos inteligentes. La investigación de YouGov sugiere que el 45% de los propietarios de teléfonos inteligentes preferirían comprar un teléfono nuevo antes que reparar el que poseen, en caso de avería. También descubrieron que los más jóvenes renuevan sus teléfonos con más frecuencia. Sus encuestas revelan que el 40% de los jóvenes de 18 a 24 años reemplazan su smartphone cada 2 años, de media. Otra investigación sobre las razones del reemplazo de teléfonos inteligentes encontró que el 47% de las personas querían el último modelo. Otro 40% reemplazó su dispositivo porque su teléfono actual no estaba funcionando


Los informes aparentemente muestran que en los últimos años, nos aferramos a nuestros dispositivos durante más tiempo antes de reemplazarlos, bien sea por la pandemia o por las crisis económicas derivadas de ella. La investigación sugiere que en los próximos años, la recuperación de COVID-19 puede hacer que el ciclo de reemplazo de teléfonos inteligentes se acorte una vez más a medida que la economía se recupera después de la pandemia .


Entonces, ¿por qué actualizamos con frecuencia nuestros smartphones?

Hay dos problemas interrelacionados que generan altos niveles de desechos electrónicos:


1.-Los nuevos modelos con más prestaciones que los que actualmente tenemos, lo cual hace que deseemos el último modelo, desechando el antiguo, aunque funcione perfectamente.


2.-Las empresas de smartphones no diseñan dispositivos que sean duraderos o fáciles de reparar. Por lo tanto, algunas personas eligen renovar prematuramente sus dispositivos mientras aún funcionan, aunque no lo necesiten, ya que los problemas técnicos que "prevén" que les puedan ocurrir, no van a tener fácil solución o no les va a merecer la pena la reparación en relación al precio de un dispositivo nuevo.


La reparación debe ser más barata y sencilla

Si las piezas pudieran reemplazarse y repararse fácilmente en lugar de diseñar el dispositivo para volverse obsoleto, sería de gran ayuda para prevenir los desechos electrónicos. El costo de reparación también es un factor disuasorio; si este fuera más barato y más simple con la introducción de componentes universales, podría reducir la cantidad de personas que eligen nuevos dispositivos en lugar de reparar su teléfono actual. Esto es de vital importancia si se tiene en cuenta que:

Comprar un smartphone nuevo requiere tanta energía como recargar y operar con él durante toda una década.



El proceso de fabricación de nuestros teléfonos inteligentes tiene impactos ambientales devastadores

Antes de llegar a los estantes para la compra, el viaje de producción de nuestros teléfonos inteligentes es un proceso complejo y comienza con la extracción de metales preciosos. Cada dispositivo requiere hasta 34 kg de minerales en bruto y contiene alrededor de 30 elementos preciosos que incluyen aluminio, cobalto, cobre, oro, paladio, platino, plata y tungsteno. Hay algunos impactos ambientales importantes de la minería por estos elementos:

  • Se requieren grandes cantidades de agua.

  • Se genera una gran cantidad de residuos que actúan como fuente de contaminación.

  • La extracción es una práctica que consume mucha energía.

El proceso de producción genera el 80% de la huella de carbono de cada dispositivo . El principal combustible para las operaciones mineras es el petróleo, que contribuye a las altas emisiones de carbono. El uso de combustibles fósiles en este proceso es devastador cuando se considera la crisis climática.


Las fuentes de agua están amenazadas

En Chile, el alto consumo de agua necesario para extraer cobre y litio está provocando escasez de agua, lo que tiene un efecto perjudicial para los agricultores locales. La minería de oro y estaño en la Amazonía es una de las principales causas de deforestación. Además, el mercurio y el cianuro generados durante la extracción contaminan los ecosistemas locales y el agua potable.


¿Cómo se están contaminando las fuentes de agua?

Un subproducto de la minería son los relaves, el material que queda después de que se extraigan las partes valiosas de un mineral. Estos desechos pueden ser sólidos o líquidos y generalmente se encuentran contenidos en grandes estructuras como presas de tierra. Las principales operaciones mineras están contaminando las fuentes de agua potable y los sistemas fluviales con los relaves de la extracción. A veces, las estructuras que contienen los relaves fallan, lo que provoca grandes derrames. En el peor de los casos, estos derrames han provocado la pérdida de vidas y, por lo general, provocan desastres ambientales con altos costos de limpieza.



La minería de elementos es un problema de injusticia social

Tampoco podemos pasar por alto dónde se obtienen los componentes de fabricación del dispositivo, ya que los elementos a menudo se extraen de países en desarrollo. Si bien se han logrado avances en la lucha contra los procesos de explotación, la OIT ha declarado que más de 1 millón de niños están involucrados en el trabajo infantil en minas y canteras. Amnistía Internacional informa que en la República Democrática del Congo (de donde proviene más de la mitad del cobalto del mundo), 40.000 niños todavía trabajan en minas extrayendo cobalto.


Debido al escrutinio público, en los últimos años se ha logrado un progreso con las empresas, siendo más transparentes acerca de dónde se obtienen sus minerales preciosos; Apple fue el primer fabricante de teléfonos inteligentes en publicar una lista de sus fundiciones de cobalto. La introducción de legislación en los principales países consumidores, para hacer cumplir la extracción transparente y segura de minerales, es un paso necesario para prevenir el trabajo infantil en las minas, pero no es suficiente para eliminarlo por completo.


Pero podemos reciclar nuestros viejos dispositivos, ¿verdad? Desafortunadamente, ese no es el caso...

El informe Global E-Waste Monitor 2020 de la ONU encontró que el mundo arrojó 53,6 millones de toneladas de desechos electrónicos en 2019, un 21% más en solo cinco años. Según el informe, solo se recicló el 17,4%. Esto significa que aproximadamente 44,3 millones de toneladas se enviaron al vertedero en un solo año, emitiendo contaminantes al área que a su vez contamina la atmósfera y amenaza la salud de las poblaciones locales.


Para empeorar las cosas, una gran cantidad de desechos electrónicos a menudo se exportan a países en desarrollo, donde los ciudadanos que no contribuyen a los desechos están experimentando los efectos devastadores de la contaminación que contamina su salud y el medio ambiente local.


¿Qué pasa con las empresas de reciclaje de teléfonos inteligentes?

Muchas empresas ofrecen servicios de reciclaje de teléfonos. En internet, en un par de clics, puedes encontrar varias de ella que te harán llegar una bolsa a tu domicilio para que envíes tu antiguo dispositivo para "reciclarlo". Es fácil creer que esto es lo correcto y aquí parece estar en juego "fuera de la vista, fuera de la mente". La desafortunada realidad es que, en promedio, menos del 20% de los desechos electrónicos se reciclan y la mayoría termina en vertederos.


¿Por qué no se reciclan nuestros dispositivos?

Debido a la cantidad de minerales preciosos que hay dentro de nuestros teléfonos, el proceso de reciclarlos es complejo y costoso. Esto no incentiva a las empresas a especializarse en las técnicas necesarias para reciclar los minerales. Entonces, aunque pensamos que estamos haciendo lo correcto como consumidores, nuestros dispositivos viejos aún terminan en el vertedero. Cuando los desechos electrónicos se envían a un vertedero, a menudo se queman, liberando sustancias químicas que causan daños tanto a los seres humanos como al medio ambiente. Los materiales tóxicos que contienen nuestros dispositivos, como el plomo y el mercurio, se filtran en el suelo y las fuentes de agua, lo que representa un grave riesgo para la salud de los seres humanos y la vida silvestre.



¿Cómo llegamos aquí y qué podemos hacer ahora?

Las grandes marcas nos hacen creer que renovar nuestro teléfono es una necesidad, algo que no podemos dejar pasar por alto y que tenemos que hacer casi "obligatoriamente". Algunas marcas incluso lo incentivan; Samsung ofreció dinero con un smartphone nuevo si se cambiaba el que recibió hace solo un año. Las consecuencias de renovar el que funciona perfectamente por uno nuevo son aterradoras, si se considera el costo tanto para las personas como para el planeta.

Es necesario que haya un cambio total en la forma en que vemos los teléfonos inteligentes como un artículo desechable. Los fabricantes deben asumir la responsabilidad de avanzar hacia prácticas sostenibles con dispositivos duraderos y más fáciles de reparar. Como consumidores, tenemos la responsabilidad de ser conscientes de los impactos ambientales y sociales que tiene nuestro smartphone. Lo mejor que podemos hacer es cambiar nuestros hábitos y usar nuestros dispositivos por más tiempo, y presionar a las empresas de tecnología para que lo hagan mejor.