Los tres pilares de la sostenibilidad

Dado que históricamente los humanos han sido consumidores en lugar de reabastecedores de los recursos y ecosistemas de la Tierra, es fundamental comenzar a utilizar estos recursos finitos de manera responsable. Por definición, la sostenibilidad es la capacidad de las generaciones actuales para satisfacer sus propias necesidades sin poner en peligro la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer las suyas. El Instituto Internacional para el Desarrollo Sostenible describe que la capacidad de las personas para vivir en armonía con el resto del ecosistema del planeta y causarle poco daño es lo que entendemos por sostenibilidad. Un método para lograr este objetivo es a través de un concepto conocido como los tres pilares de la sostenibilidad.


Los tres pilares de la sostenibilidad o el enfoque de triple resultado se componen de tres constructos distintos: social, ambiental y financiero o, en otras palabras: personas, planeta y ganancias.


1. Social / Personas

Este término se refiere al capital humano y al desarrollo de instrumentos que mejoren la calidad de vida de las personas, la legislación que apoye las necesidades de la población y el avance de políticas progresistas en áreas como educación, seguridad y recreación. Este pilar presupone que la búsqueda de una sociedad sostenible está motivada por el deseo de una sociedad bien cuidada y saludable. Además, es fundamental crear una atmósfera que fomente relaciones profesionales auténticas y saludables para promover el crecimiento personal y colectivo de todos los participantes.


Cuando se trata de personas, las partes interesadas tienen prioridad sobre los accionistas. Si bien generar ganancias para los accionistas ha sido una prioridad corporativa durante demasiado tiempo, la gente suele aludir al efecto social de una empresa. Los empleados, los consumidores, los socios, la comunidad e incluso la Tierra en su conjunto son ejemplos de partes interesadas.


Las empresas pueden utilizar técnicas eficaces para promover su impacto social. Al asegurarse de que su personal refleje los diferentes orígenes, razas y culturas de la comunidad, por ejemplo, las empresas pueden volverse más inclusivas.

Las empresas también pueden aumentar su efecto social diversificando sus rangos de liderazgo. A menudo, y tal vez inconscientemente, los hombres blancos son nombrados para ocupar puestos de responsabilidad en las empresas. Como la investigación ha demostrado en repetidas ocasiones, las empresas pueden mejorar su éxito financiero al incluir mujeres y minorías en puestos de liderazgo.


El objetivo debe ser que las empresas cuenten con un personal diverso e inclusivo. También se trata de que las empresas asuman un papel activo en sus ecosistemas locales. Las empresas pueden convertirse en agentes dinámicos de cambio en sus comunidades a través del voluntariado, las contribuciones y otros tipos de retribución.


2. Medio ambiente / Planeta

El calentamiento global, la pérdida de biodiversidad y las cantidades de desechos en rápido crecimiento ponen en peligro el futuro de la humanidad. Durante demasiado tiempo, ha sido la avaricia de las empresas, que priorizaron las ganancias por encima del propósito, lo que nos ha llevado a este punto. El pilar ambiental tiene sus raíces en los numerosos esfuerzos realizados a lo largo de los años para preservar el medio ambiente, sus recursos naturales y mitigar el daño causado al medio ambiente. En este nivel, las empresas investigan estrategias para realizar sus actividades con el menor efecto potencial sobre el medio ambiente.


Según un estudio de Harvard Business Review , 100 empresas de energía son responsables de más del 71% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero. Así como han impulsado el cambio climático, las empresas tienen el potencial y la influencia para catalizar la transición hacia la sostenibilidad.


Las empresas pueden contribuir a un buen cambio mientras ganan dinero cambiando a fuentes de energía renovables, sin papel, reciclando su basura y reduciendo el uso de agua. Es mucho lo que se puede hacer para que el mundo sea más respetuoso con el medio ambiente. Según Forbes, las empresas tienen la oportunidad de dar ejemplo y animar a otros a seguir su ejemplo.


3. Económico / Beneficio

El éxito de una empresa en una economía capitalista depende en gran medida de su desempeño financiero o de las ganancias generadas para los accionistas. En general, los proyectos de planificación estratégica y las elecciones críticas de la empresa se elaboran cuidadosamente para maximizar los ingresos y minimizar los gastos y el riesgo.


Históricamente, los objetivos de muchas empresas se han detenido allí. Ahora, los ejecutivos impulsados ​​por un propósito se dan cuenta de que pueden aprovechar sus empresas para marcar una gran diferencia en el mundo, sin poner en peligro el éxito financiero. Adoptar una estrategia de triple resultado puede parecer poco realista para algunos en una sociedad que valora las ganancias por encima del significado. No obstante, las empresas innovadoras han demostrado repetidamente que es posible prosperar mientras se hace el bien.


Además, esta dimensión también se ocupa de la fabricación, distribución y consumo de productos y servicios. Para ser sostenibles, las empresas no pueden beneficiarse de la explotación laboral o de la explotación ambiental imprudente e ilegal. Los resultados financieros se benefician de actitudes sostenibles, ya que ahorran recursos, electricidad y agua, lo que se traduce en un gasto mensual más bajo. En otras palabras, existe una relación cíclica entre sostenibilidad y crecimiento económico.


¿Por qué son importantes los tres pilares de la sostenibilidad?

La implementación de los tres pilares de la sostenibilidad puede encontrar varios obstáculos, particularmente cuando se trata de monitorizar los impactos ambientales. Numerosas organizaciones no gubernamentales (ONGs) están luchando contra el cambio climático, obligando a los gobiernos a modificar sus leyes; sin embargo, no debemos confiar solo en ellos. La sustentabilidad individual debe ser lo primero, seguida de las entidades organizacionales y corporativas, ya que todos deben luchar por un futuro mejor.


No obstante, los tres pilares de la sostenibilidad no priorizan automáticamente el impacto social y ambiental por encima del desempeño financiero. En lugar de eso, muchas empresas han disfrutado de recompensas financieras por adoptar medidas comerciales sostenibles. A través de estos pilares para evaluar la sostenibilidad de una empresa, es posible determinar si una organización está al borde de ser sostenible o no. Por lo tanto, una empresa sostenible es aquella que, al final de su revisión, ha mantenido o mejorado su nivel anterior de progreso en las tres categorías.


Básicamente, estamos condenando a la humanidad a la extinción a menos que se hagan ajustes drásticos. Incluso los elementos más materialistas no tendrán valor en ese momento. A pesar de la longitud y la incertidumbre del camino por delante, es fundamental no desanimarse. Las personas pueden tomar las medidas iniciales hacia la sostenibilidad e impulsar el éxito en sus propias vidas ahorrando energía o viajando de manera más sostenible . Las empresas deben unirse gradualmente a esta causa compartida y marcar una diferencia significativa y demostrable.


Es fundamental que los tres pilares de la sostenibilidad interactúen de manera convergente, ya que la sostenibilidad no puede existir sin ellos. Cada uno de los pilares demuestra un entorno en el que se implementa la sostenibilidad, al tiempo que demuestra cómo cada pilar depende de los demás para sobrevivir.


Artículo original en Zero Impact Life.