¡Ser ecológico y ahorrar es posible! Te indicamos cómo.

Si bien el Greenwashing desenfrenado hace que las personas crean que tienen que comprar los productos "verdes" más recientes y de moda, para sentir que están salvando el planeta, es solo una estrategia de marketing, muy inteligente, que explota la psicología humana para los propios intereses y ganancias de las empresa. De esta forma se ha alimentado la idea errónea de que una vida ecológica es cara. De hecho, cuando se hace con el espíritu adecuado de sostenibilidad y frugalidad de los recursos, un estilo de vida ecológico es más barato a medio y largo plazo.

Alguna de las acciones que podemos implementar, que son ecológicas y, a la vez, nos van a ayudar a ahorrar son las siguientes:

1. Pedir prestado o alquilar


Si bien la sociedad consumista en la que vivimos promueve la idea de poseer muchas cosas, puedes desafiar esta mentalidad de codicia infinita y acumulación material diciendo no a la propiedad total. Pedir prestados o alquilar artículos da igual resultado de uso que si lo compras. Considera lo siguiente: ¿Cuántos artículos en tu casa tienes que rara vez usas? ¿Podrías haber pedido prestados esos en lugar de comprarlos?

Una lista rápida de artículos que puedes pedir prestados o alquilar y disfrutar, sin tener que poseerlos directamente: libros, juguetes, artículos para fiestas, herramientas, equipo para acampar, vehículos, casa en la playa y así mil más.

2. Compra de segunda mano


Hay muchos artículos de segunda mano que buscan un hogar y muchos de estos artículos cuestan significativamente menos que los artículos nuevos (nota: ¡algunos de estos artículos todavía son nuevos y nunca se han usado! ).

Si no tienes tiempo para visitar tiendas de segunda mano, hay muchos mercados online que puede explorar en la comodidad de su hogar, como Facebook, Wallapop, eBay y algunas plataformas más.

3. Botella de bebida reutilizable


Ya sea que vayas a la escuela, al trabajo o de viaje, asegúrate de traer tu propia botella de bebida. La investigación muestra que el mundo consume un millón de botellas por minuto . Dado que solo el nueve por ciento de los plásticos se recicla, la mayoría de ellos se depositan en vertederos, se incineran o se desechan en el entorno natural. Al tomar tu botella reutilizable y recargable, no solo estás ayudando a ahorrar en botellas de plástico o de vidrio de un solo uso, sino que también ahorras algunos euros.

4. Uso de los artículos


Los artículos fabricados para un solo uso en realidad cuestan más a medio y largo plazo, cuando se van sumando todas esas compras individuales, sin mencionar la cantidad de envoltorios en los que vienen. Servilletas, pañuelos de papel, toallas de papel, agua embotellada y bebidas, envoltorios adhesivos, maquinillas de afeitar de plástico, tampones, toallas sanitarias, pañales: todo esto puede suponer una gran cantidad de desechos. Afortunadamente, hay opciones reutilizables disponibles para todos estos elementos, por lo que es fácil hacer el cambio. Si bien puede haber un costo inicial más alto, verás que los ahorros se acumulan a medio y largo plazo.

5. Cultiva tu propia comida


Cultivar sus propias especias, frutas y verduras orgánicas te ayudará a ahorrar dinero y te dará más control sobre su dieta y su salud. Incluso si vives en un apartamento, aún puedes cultivar ( por supuesto, si tienes suficiente luz natural). Podrías ahorrar 10€ o más a la semana simplemente cultivando alimentos tú mismo y la ventaja de cultivar tu propia comida es que te ayuda a conectarte con el ritmo natural de la naturaleza.


6. Evite el transporte privado siempre que sea posible


La compra más importante que hace la gente más allá de una casa es un vehículo. Teniendo en cuenta el coste inicial de un automóvil, los de funcionamiento, como el combustible, el seguro y la matriculación, sin mencionar los de reparación y mantenimiento, es fácil ver cómo un automóvil puede ser un pozo sin fondo de gastos.

Las alternativas más asequibles y respetuosas con el medio ambiente al transporte privado incluyen el transporte público, los viajes compartidos, las caminatas y la bicicleta. Y si más personas eligieran estas opciones, habría menos vehículos privados en las carreteras, menos congestión de tráfico y menor contaminación del aire.

7. Hacer ejercicio en casa


En lugar de subirte a tu automóvil y consumir combustibles fósiles solo para ir al gimnasio, o gastar cientos de euros cada año para una membresía, configura un espacio en casa donde puedas hacer ejercicio, y mantén bajo el impacto ambiental de tus entrenamientos, ahorrando también tiempo y dinero. Hay muchos profesores e instructores de yoga o de tablas de ejercicios, que publican videos y consejos de acondicionamiento físico gratuitos en línea, si eres un principiante o simplemente necesitas un poco de entrenamiento en casa .

8. Disfruta de espacios públicos "verdes" gratuitos


Hay una gran cantidad de espacios públicos verdes que puedes disfrutar sin tener que pagar una entrada, como playas locales, parques nacionales, jardines botánicos y bosques estatales. Ya sea que estés organizando un viaje familiar o desees hacer una caminata, una búsqueda rápida en línea mostrará muchos espacios verdes abiertos al público que no te costarán nada.

9. Hazlo tú mismo


Hacer las cosas tú mismo ahorra mucho dinero en gastos de subcontratación y con tantos videos instructivos en línea, nunca ha sido tan fácil. Ya sea que estés buscando zurcir agujeros en sus calcetines, reparar su automóvil, hornear pan de masa fermentada o cocinar nuevas recetas a base de plantas, si tienes la voluntad de hacerlo, puedes hacerlo, solo tienes que asegurarte de encontrar una receta paso a paso o un artículo o video para mostrarte cómo. Y si necesitas un equipo costoso para completar un trabajo, recuerda los puntos 1 y 2: ¡pedir prestado, alquilar o comprar artículos de segunda mano!

10. Trueque y comercio


Antes de que el dinero se usara comúnmente como medio de intercambio de bienes y servicios, existía el trueque y el comercio; donde los individuos intercambiaban directamente bienes, servicios y trabajo sin el uso de dinero. Incluso hoy en día, en vecindarios y comunidades de todo el mundo, las personas continúan intercambiando bienes, trabajo y tiempo con personas de su comunidad sin intercambiar dinero. Mantener tales transacciones locales asegura que la huella ambiental de cualquier cosa que se comercialice se mantenga al mínimo mientras se maximiza la fuerza y ​​el vínculo de los miembros de la comunidad.

¿Qué trueque y comercio? Bueno, si has cultivado muchos limones y limas pero necesitas aguacates, por ejemplo, consulta con sus vecinos y ve si alguien está dispuesto a comerciar. Alternativamente, si eres mecánico y tu vecino es fontanero, puedes simplemente intercambiar tus habilidades por las suyas sin tener que involucrar dinero. O puedes ofrecerte a cuidar a los niños de tus vecinos si ellos aceptan cuidar los tuyos en una fecha futura.


En definitiva, ser un poco más ecológico y sostenible, intentando mejor la calidad del medio ambiente, puede resultar algo más caro en un principio, pero a medio y largo plazo, definitivamente, va a ser más barato. A esto se le añade la diversión de la investigación para poder hacer las cosas por uno mismo, la socialización para poder conseguir los materiales y productos que vas a necesitar y la tranquilidad y paz espiritual de estar haciendo lo que está en tu mano por el planeta y por tu economía.